blog

Cuatro pilares para una exitosa comunicación con inversionistas:

II. “Guidance”

El término “guidance” es un “must” en la comunicación con nuestros inversionistas que nos evoca de inmediato varios conceptos; siendo el primero de ellos los “pronósticos” de la Administración sobre ventas y utilidades. En México principalmente se ofrece el “guidance” sobre ventas y utilidades de manera cuantitativa y en base anual, dándose a conocer generalmente en la época de reporte de febrero. Rondan muchas dudas alrededor de la práctica del “guidance”, ¿es conveniente ofrecerlo? ¿Es estrictamente cuantitativo? ¿Tiene que enfocarse sólo en ventas y utilidades?

Definitivamente, no hay nada escrito en piedra respecto a la práctica del “guidance”; no podríamos responder a los cuestionamientos del párrafo anterior con un tajante “sí” o “no”. En el caso de México y en la mayor parte de Latam se ha adoptado una forma de “guidance” à la americana, es decir para la mayoría de nuestras empresas lo importante es dar un número pronóstico sobre ventas y utilidades, y hemos “climatizado” el periodo de pronóstico a una base anual, no obstante que en E.U. se ofrece mayormente en base trimestral.

A partir del 2008, ante el contexto de inestabilidad, muchas empresas norteamericanas tomaron diferentes medidas sobre la práctica de “guidance”. Algunas lo mantuvieron, otras decidieron hacer un “blend” de los típicos pronósticos sobre ventas y utilidades con ciertos KPIs “Key Performance Indicators”, y muchas otras simplemente lo erradicaron. Los sondeos nos dejan ver de manera clara los efectos del 2008 sobre la práctica de usar “guidance” en las empresas norteamericanas, de acuerdo con el “IR Magazine Global Practice Report 2012”* se halló que 36% de las empresas norteamericanas no ofrecen ningún “guidance”, mientras que asiáticos y europeos no ofrecen en sólo 29% y 31% de los casos, respectivamente.

Es importante mostrar los casos de aquéllos que dejaron atrás el “guidance”. Uno de los casos más representativos fue el de Unilever que en 2009 anunció que dejaría de proveer “guidance”, por lo que vio caer su acción en 6% después del anuncio, tomando también los daños en visibilidad debido a las respectivas pérdidas de coberturas de analistas.

El estilo europeo de comunicación de “guidance” no está tan difundido en México, pero sin duda es importante conocerlo para ampliar nuestra perspectiva. En el caso de las empresas europeas, el estilo de “guidance” gira más hacia lo cualitativo. De acuerdo con la UK IR Society**, sólo 10% de las empresas del FTSE 100 ofrecen un “guidance” cuantitativo, mientras 65% ofrecen un “guidance” cualitativo.

La coyuntura nos indica claramente que el “guidance” se puede flexibilizar, pudiéndose combinar los pronósticos sobre “soft” KPIs (por ejemplo reducción de costos) con los clásicos pronósticos de ventas y utilidades. El “timing” también se puede combinar, por ejemplo se pueden ofrecer pronósticos bianuales en ventas y utilidades con pronósticos trimestrales de KPIs. Al final de la jornada los inversionistas son como viajeros de crucero, y quieren saber a qué puertos van a llegar, por lo que es crucial mantenerlos informados de la manera más conveniente, manteniendo en todo momento la credibilidad del capitán del barco.

Respecto a tener “guidance” o no tenerlo, la respuesta es más clara, siempre es preferible tener un “guidance”, ya sea cuantitativo o cualitativo. Claro, habrá casos particulares como el de las empresas de “commodities” donde la predicción de precios se complica, en esos casos lo mejor es ser siempre claro con el inversionista respecto a la incertidumbre circundante, antes que dar pronósticos aventurados. El trabajo y la experiencia del IRO para conocer la naturaleza del negocio y crear un “mix” cualitativo-cuantitativo óptimo para proporcionar el “guidance” serán fundamentales en la percepción de las emisoras.

(*) Ver: www.irmagazine.com

(**) Ver: www.irs.org.uk

Si el tema le interesa o requiere mayor información no dude en contactarnos, estamos a sus órdenes.